¿Qué es las tendinitis? Si eres deportista, te interesa

¿SABÍAS QUÉ?
Por Equipo Farmalastic

Además de los desgarros musculares o rotura de fibras, otro de los males clásicos de los deportistas es la tendinitis: frecuentemente vemos tenistas con tendinitis en el codo (epicondilitis) o en la muñeca, saltadores o jugadores de baloncesto con tendinitis en la rodilla (tendinitis rotuliana) o corredores con tendinitis aquílea (en el talón de Aquiles). Pero no hace falta ser deportista de élite para sufrir tendinitis, así que si a ti también te gusta el deporte y quieres evitar lesionarte, sigue leyendo porque en este artículo te contaremos qué es la tendinitis, todos los detalles de esta dolencia y qué puedes hacer para no sufrirla.

¿Qué es la tendinitis exactamente?

La tendinitis es la inflamación del tendón, que es la estructura que sirve de unión entre el músculo y el hueso. Aunque el término tendinitis está muy extendido, actualmente prefiere hablarse de tendinopatías (es decir, del conjunto de patologías localizadas en los tendones). Como comentábamos en el inicio del artículo, la tendinitis es un motivo de consulta muy frecuente en traumatología deportiva, aunque también puede ocurrir en personas que no practican deporte como explicaremos más adelante.


ilustracion codo

Síntomas de la tendinitis

El principal síntoma de la tendinitis es el dolor asociado al movimiento (es decir, cuando intentamos movilizar el tendón afectado), aunque también puede doler en reposo e incluso por la noche. En ocasiones el dolor se irradia a otras zonas y, si es intenso, puede ir acompañado de pérdida de fuerza en la zona afectada. También es frecuente que el paciente combine épocas en que prácticamente no sienta dolor con otras en que el dolor reaparezca y experimente los mismos síntomas de tendinitis, a pesar de no haber hecho ningún esfuerzo significativo.

Causas de la tendinitis y perfiles de riesgo

Las principales causas de la tendinitis son los impactos continuados en el tendón (como sobrecargas musculares o traumatismos repetidos) y estiramientos bruscos, muy propios de deportistas. Sin embargo, también puede afectar a personas que no practican deporte pero que sí realizan movimientos repetitivos habitualmente o malas posturas de forma continuada. En consecuencia, ciertas profesiones tienen más riesgo de sufrirla, como pintores, jardineros, carpinteros y personal de limpieza, por mencionar algunas.

La edad también es un factor de riesgo para desarrollar tendinitis, siendo frecuente en población adulta a partir de los 40 años. Con el paso del tiempo, los tendones son menos elásticos, toleran menos estrés y es más fácil que se lesionen.

Finalmente, en caso de padecer alguna patología previa en las articulaciones como artritis reumatoide, artritis psoriásica, gota y problemas de tiroides, o sufrir alteraciones en los huesos/articulaciones (como tener una pierna más larga que otra, algo muy común) también podemos ser más propensos a desarrollar una lesión tendinosa.

  • tendinitis del hombro: se produce cuando los tendones del llamado manguito rotador, que es un conjunto de músculos y tendones que ayudan al hombro a moverse y a tener estabilidad, se inflaman. Suele afectar a deportistas que mueven repetidamente el brazo por encima de la cabeza, como tenistas o nadadores, y a personas que realizan movimientos parecidos en sus sus trabajos, como pintores o carpinteros
  • tendinitis del codo: puede ser interna o externa. En la tendinitis externa (también llamada epicondilitis o codo de tenista ) se produce una lesión en el tendón del codo a causa de la extensión repetida de la muñeca. Es una lesión muy típica de tenistas, jugadores de pádel u otros deportes de raqueta y de personas que realizan este movimiento de extensión, como peluqueros, albañiles, pintores, jardineros y oficinistas debido al uso continuado del ratón y el teclado informáticos

La tendinitis interna (también conocida como epitrocleítis o codo de golfista) consiste en la lesión del tendón a causa del movimiento contrario, es decir, de la flexión reiterada de la muñeca. Además de golfistas, y otros deportistas como jugadores de béisbol y lanzadores de jabalina, también pueden sufrirla albañiles, carpinteros y oficinistas

  • tendinitis de la muñeca: como en el caso anterior, esta tendinitis puede ocurrir en la parte interior (músculo cubital anterior) o exterior de la muñeca (músculo cubital posterior). A la tendinitis de la muñeca también se le llama tendinitis de De Quervain, tendinitis del pulgar o pulgar del esquiador aunque, siendo precisos, no es exactamente una tendinitis (inflamación de los tendones) sino de una tenosinovitis, es decir, la inflamación del recubrimiento de los tendones de la mano (vaina sinovial) que realizan el movimiento de separar y extender el pulgar. De nuevo, tanto la tendinitis de muñeca (sea de la parte anterior como exterior) como la tenosinovitis se produce por movimientos repetitivos de la mano y suele afectar a varios deportistas, sobre todo, aquellos que usan palos o sticks (tenistas, golfistas,  y esquiadores, etc.). También afecta a personas que realizan movimientos continuados de la mano en el trabajo (albañiles, jardineros, pintores, personal de limpieza u oficinistas que hacen un uso excesivo del teclado o ratón), aquellas que levantan bebés o  niños pequeños frecuentemente o las que padecen ciertos tipos de artritis, como la artritis reumatoide (AR)
  • tendinitis rotuliana: también conocida como la rodilla del saltador, es la inflamación del tendón que une la rótula con la tibia y/o la vaina (estructura que envuelve el tendón) y que permite extender y flexionar la rodilla. Es una de las lesiones clásicas de rodilla, juntamente con la condromalacia rotuliana, la tendinopatía de la pata de ganso o las lesiones de menisco, entre otras. Ocurre por sobrecarga y desgaste del tendón, microimpactos en la rodilla, movimientos repetidos de flexoextensión y práctica de deportes como el levantamiento de pesas, el running, el tenis, el baloncesto y el salto de altura, en los que se sobrecarga la zona o bien se somete el tendón a mucho estrés al desacelerar de forma muy brusca y parar en seco de golpe
  • tendinitis aquílea: lesión por sobrecarga del tendón de Aquiles, que es la estructura que conecta los músculos de la parte inferior trasera de la pierna con el hueso calcáneo, situado en el talón. Gracias al tendón de Aquiles, podemos levantar el pie del suelo y andar, correr o saltar. Es una tendinitis típica de corredores, saltadores u otros deportistas. También suele afectar a mujeres que usan zapatos de tacón de forma habitual.

Diagnóstico y tratamiento de la tendinitis

Habitualmente los síntomas de la tendinitis permiten su diagnóstico. En algunas ocasiones es necesario complementar el examen físico con pruebas de imagen como ecografías o resonancias magnéticas para confirmar el diagnóstico.

El tratamiento de la tendinitis suele consistir en una pauta farmacológica a base de antiinflamatorios (siempre, bajo prescripción médica) para aliviar el dolor y la inflamación. Durante la fase aguda, también es recomendable inmovilizar la zona para no sobrecargar el tendón con los movimientos cotidianos. Así, si sufrimos tendinitis de De Quervain podremos utilizar una muñequera que mantenga el pulgar en posición de reposo y permita descansar la articulación. Posteriormente, cuando hayamos mejorado podremos empezar a movilizar la zona y realizar ejercicios de fisioterapia para recuperar el tendón.

Consejos para no lesionarse

Finalmente, una vez nos hayamos recuperado de la tendinitis será importante seguir algunas recomendaciones para no tener recaídas y lesionarnos de nuevo. Aquí tienes algunos consejos:

  • estira bien: consejo sencillo, pero clave. Estirar bien antes y después de practicar deporte es, sin duda, la mejor forma de evitar lesiones en los tendones. Así, antes de iniciar el ejercicio físico deberemos calentar y estirar la musculatura del cuerpo, en especial, los músculos más relacionados con el deporte que vayamos a practicar haciendo movimientos parecidos (por ejemplo, las piernas si vamos a correr, los hombros si vamos a nadar, etc). Posteriormente, cuando hayamos terminado, también deberemos estirar durante 15-30 segundos.
  • realiza una buena técnica deportiva y adecúa la dificultad del deporte a tu nivel: otro factor esencial es dominar la técnica para no forzar la musculatura y evitar lesionarnos. Igualmente, deberemos ser conscientes de nuestro nivel y adecuar la dificultad de la práctica deportiva a nuestro estado físico y grado de conocimiento
  • mejor terrenos naturales que superficies artificiales: los terrenos duros como algunas pistas de tenis, el asfalto y los espacios interiores de ciertos deportes (como el fútbol sala, hándbol, squash, etc.) son más agresivos para las articulaciones y los tendones que los terrenos naturales, como el césped o los espacios abiertos, de modo que, si es posible, es aconsejable evitarlos para disminuir el riesgo de lesión
  • una un buen material: utilizar un material de calidad, empezando por el calzado y extrapolándolo a todos los elementos necesarios para a práctica deportiva (raqueta de tenis, palo de golf, esquís y palos, etc.) es de suma importancia para evitar lesionarnos
  • deja de practicar deporte si notas dolor: no fuerces tu cuerpo. Si notas síntomas de dolor, es mejor que pares y no fuerces la máquina, ya que podrías terminar con una lesión

 

En resumen, en este artículo te hemos contado qué es la tendinitis, los síntomas que provoca y por qué se produce. También te hemos explicado cuáles son las tendinitis más comunes y los perfiles que tienen más riesgo de esta dolencia, que consiste en una inflamación de los tendones y provoca dolor asociado al movimiento, aunque también puede manifestarse en reposo e incluso por la noche. Las causas de la tendinitis suelen ser los impactos continuados en el tendón  y estiramientos bruscos, muy propios de deportistas, aunque también puede producirse por movimientos repetitivos o malas posturas de forma continuada de ciertos trabajos; la edad es otro factor de riesgo para desarrollarla. La tendinitis puede afectar cualquier tendón del cuerpo, aunque lo más habitual es que se produzca en hombros, codos, muñecas, rodillas y talones. El tratamiento de la tendinitis suele implicar la inmovilización de la zona en una primera fase y la realización de ejercicios de fisioterapia una vez superada la fase aguda. Para evitar recidivas, especialmente en caso de deportistas, es de suma importancia seguir algunas recomendaciones básicas. Dicho esto, repasa bien tu material antes de empezar a practicar deporte, estira antes y después y no fuerces más de la cuenta: la actividad física es altamente beneficiosa, pero siempre que se practique bien y respetando los límites del cuerpo.

 

Fuentes:

Junquera, Mikel. Fisioterapia on line. (25.11.2013) Recuperado de https://www.fisioterapia-online.com/articulos/la-tendinitis-en-el-deporte

Kern Pharma. (16.11.2017) Recuperado de https://www.kernpharma.com/es/blog/tendinitis-y-ejercicio-claves-consejos-y-prevencion

Web Med. Tendinitis. Recuperado de https://www.webmd.com/fitness-exercise/arthritis-tendinitis#1

 

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o Farmacéutico.