¿Por qué me duelen más las piernas en verano?

¿SABÍAS QUÉ?
Por Equipo Farmalastic

En verano, las personas que sufren IVC y tienen varices suelen notar que les duelen más las piernas; a menudo, sienten también hinchazón, pesadez y cansancio. Si a veces las altas temperaturas ya son difíciles de soportar, estos síntomas aún lo complican aún más. ¿Pero, por qué pasa esto? ¿Hay relación entre el calor y la IVC o es pura coincidencia?



Mujeres con piernas elevadas en la orilla del mar

Efectos del calor en las venas

Efectivamente, sí que existe una clara relación entre el dolor de piernas y el calor, de forma que es habitual que en verano se agraven los síntomas más frecuentes de la IVC. El calor provoca que las venas y los capilares se dilaten con lo que, por efecto de la gravedad, la sangre se acumula en las piernas y se agudizan los problemas de circulación.


Imagen venas varicosas

Recordemos que si sufrimos insuficiencia venosa crónica, las venas de las piernas ya están debilitadas porque las válvulas que hay en su interior no funcionan correctamente a causa de lo que en medicina se denomina incompetencia valvular; veamos en qué consiste este fenómeno. Cuando las venas están sanas, la sangre circula en movimiento ascendiente de las piernas hacia el corazón y las válvulas cierran correctamente, impidiendo que la sangre vuelva hacia abajo a causa de la fuerza de la gravedad; si, por el contrario, las venas pierden elasticidad y se dilatan, las válvulas que hay en su interior también se debilitan y no cierran bien, provocando que la sangre no retorne al corazón, se acumule en las venas y se dificulte el retorno venoso. El efecto dilatador del calor sobre las venas produce un aumento de las molestias propias de la IVC como la pesadez, el cansancio y la hinchazón de piernas.


¿Qué podemos hacer?

Con las altas temperaturas y los climas calurosos es básico seguir los siguientes consejos para que no se agraven los síntomas de la IVC:

  • evitar las fuentes de calor y humedad en las piernas (por ejemplo: mucha exposición solar, ya sea en la playa o en la montaña, así como el uso de mantas eléctricas, braseros, saunas o la depilación con cera caliente);
  • realizar duchas o baños de agua fría (lo ideal es aplicar agua fría en las pantorrillas de abajo hacia arriba al final de la ducha para aliviar la sensación de pesadez);
  • hidratarnos bien para ayudar a eliminar los líquidos acumulados y activar la circulación sanguínea;
  • evitar usar ropa ajustada;
  • realizar masajes con geles fríos;
  • practicar ejercicio diariamente;
  • usar medias de compresión, especialmente si debemos estar de pie muchas horas a causa de nuestro trabajo. Si vamos a realizar un viaje largo en el que permaneceremos muchas horas sentados también es muy recomendable utilizar medias compresivas y, en la medida de lo posible, levantarnos y caminar para estimular un correcto flujo sanguíneo.

Consejos generales para combatir la IVC

Además de seguir estos consejos indicados especialmente para el verano, si sufrimos IVC es muy importante que de forma habitual llevemos un estilo de vida adecuado mediante una dieta, ejercicio y unas rutinas saludables que favorezcan una correcta circulación sanguínea y eviten que la enfermedad empeore.


Lo ideal es realizar un ritual diario para cuidar nuestras piernas: a primera hora del día, podemos empezar con una ducha de agua fría que active la circulación sanguínea y, acto seguido, colocarnos las medias de compresión (por lo menos, durante las horas de actividad laboral). La terapia compresiva es el tratamiento no quirúrgico más eficaz para tratar la IVC: fomenta el buen funcionamiento de las venas disminuyendo la presión venosa, reduce la sensación de dolor por la hinchazón y la pesadez de piernas, y retarda la evolución de la enfermedad. Como en verano es igualmente necesario que utilicemos las medias de compresión, lo más recomendable es usar unas de menor compresión (generalmente, más finas) y optar por soluciones como la media larga o la media corta en lugar del panty. Consulta con tu farmacéutico para que te aconseje cuáles son las más indicadas para ti y qué talla necesitas. Para finalizar el día, lo más recomendable es aplicar un gel frío que hidrate, refresque la piel y mejore la microcirculación periférica de las piernas. Debes aplicarlo siempre de abajo a arriba, empezando por el tobillo y subiendo hasta el muslo, apretando suavemente con los dedos para estimular la circulación sanguínea.

En conclusión, la IVC es una importante patología vascular que hay que vigilar siempre, pero especialmente en verano, ya que el calor dilata las venas y los capilares y agrava los problemas de esta enfermedad, causando hinchazón y pesadez de piernas. Por ello, debemos adoptar ciertas medidas que eviten que la sintomatología empeore (evitando fuentes de calor, tomando duchas de agua fría, evitando usar ropa ajustada e hidratándonos mucho, entre otras). Es también básico adquirir unos buenos hábitos para cuidar nuestra salud vascular, usando medias de compresión y geles fríos de manera diaria y, sobre todo, andando mucho, ya que mantenerse activo y en movimiento es una de las mejores fórmulas para combatir la IVC. 

Fuentes:

Información y estudios internos de Farmalastic

Asociación Cuida Tus Venas. (31.03.2014) La subida de temperaturas agrava los síntomas de la Insuficiencia Venosa Crónica: a partir de la primavera es necesario prestar una especial atención a la enfermedad. Recuperado de https://www.cuidatusvenas.org/la-subida-de-temperaturas-agrava-los-sintomas-de-la-insuficiencia-venosa-cronica-a-partir-de-la-primavera-es-necesario-prestar-una-especial-atencion-a-la-enfermedad/

Muy Ilustre Colegio de Farmacéuticos de Valencia (MICOF). (24.07.2019) ¿Piernas hinchadas por el calor?. Recuperado de https://www.micof.es/ver/22342/%C2piernas-hinchadas-por-el-calor-.htm

Imágenes:

Alfonso, Griselda. (20.12.2019). Varices: tratamiento durante el verano. Recuperado de la página web del Grupo Gamma https://www.grupogamma.com/las-varices-y-el-verano/

Medline Plus. Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. Venas varicosas.  Recuperado de  https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001109.htm


*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.