Si tienes problemas de circulación en las piernas, esta rutina de ejercicios te ayudará a mejorarla

EJERCICIOS Y CUIDADOS
Por Equipo Farmalastic

La mala circulación está detrás de lo que conocemos como piernas cansadas, una sensación bastante molesta que, aunque no es grave, puede ir acompañada de hormigueos, calambres, hinchazón e incluso dolor en las extremidades.

Te recomendamos una serie de ejercicios sencillos que pueden ayudarte a mitigar estos síntomas. Estas prácticas, además, también ayudan a retrasar la aparición de problemas de circulación mayores como las varices.

Prueba a introducirlos en tu rutina diaria, ya que si los realizas de manera continuada notarás más rápido sus beneficios. Tus piernas lo agradecerán y tu podrás continuar con tu rutina diaria sin molestias.

¿Qué ejercicios específicos puedes hacer?

Lo más importante es que mantengas tus piernas en movimiento y, para ello, nada mejor que una rutina de ejercicios diaria.

Ejercicios para realizar sentado: 

  1. Separa y junta las puntas de los pies.
  2. Después balancea suavemente los pies, de dedos a talones.
  3. Para terminar, eleva los talones apoyándote en la punta de los pies.

Repítelo 20 veces, aproximadamente cada 2 horas que pases sentado.


Ejercicios para realizar de pie:

  1. Ponte de puntillas varias veces.
  2. Camina sobre los talones unos minutos.
  3. Acaba caminando de puntillas unos minutos.

    Ejercicios para realizar tumbado:

    1. Con las piernas levantadas, flexiona y extiende alternativamente los dedos de los pies, unas 20 veces.
    2. Levanta alternativamente las piernas flexionadas.
    3. Levanta y extiende las piernas, gíralas en movimiento rotatorio alternativo en ambos sentidos. Repítelo unas 10 veces.
    4. Extiende las piernas, sepáralas y júntalas unas 10 veces.

      Realizar estos ejercicios a diario y seguir estas pautas junto con el uso de productos como medias terapéuticas, te pueden ayudar de manera significativa a reducir los síntomas de la IVC y la sensación de piernas cansadas. Si tú también la padeces, merece la pena probarlo ¿no crees?


      Fuentes:



      *Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.