Cuida tus pies con la dieta

ESTILO DE VIDA ACTIVO
Por Equipo Farmalastic

Si queremos cuidar nuestros pies, probablemente intentaremos mantener una buena higiene e hidratación diarias, realizar visitas periódicas con el podólogo y usar un buen calzado. Pero más allá de todo esto, el cuidado de nuestros pies también pasa por la dieta, algo que a menudo descuidamos. Los alimentos que consumimos y el estilo de vida que llevemos tienen mucha importancia, ya que no solo repercute en nuestro peso y estado de salud general, sino que también afecta a nuestros pies. Por ello, si regularmente sufres algún problema podal debes saber que el consumo de ciertos alimentos puede ayudarte y aliviar los síntomas y, otros, agravarlos. Examinemos los principales problemas de los pies y las propiedades de ciertos alimentos para solucionarlos:

  • Retención de líquidos: si habitualmente tienes acumulación anormal de líquido en los pies, tobillos y piernas (lo que médicamente se conoce como edema), puede que también sufras hinchazón y sensación de pesadez. Para eliminar el exceso de líquidos y depurar el organismo puedes consumir alimentos diuréticos como la piña, el pepino, el tomate, la alcachofa, el apio y los espárragos.
  • Inflamación de los pies: tal como acabamos de comentar, la inflamación de los pies puede estar asociada a una retención excesiva de líquidos o un problema vascular como la Insuficiencia Venosa Crónica. Para combatir la hinchazón en los pies, puedes incluir en tu dieta alimentos ricos en omega 3, ya que disminuyen la inflamación en diversas partes del cuerpo, así como la tensión y la rigidez articular. Un ejemplo de alimentos que mejoran la circulación son el pescado azul (especialmente el atún, el salmón, la caballa, los arenques, y los mariscos), la leche, el aguacate o las nueces.
  • Uñas débiles y quebradizas: si tienes las uñas débiles y a menudo se te doblan o rompen, debes intentar fortalecerlas. Para producir la queratina (proteína) en las uñas y que crezcan sanas y fuertes, es muy recomendable ingerir alimentos que contengan vitaminas y minerales como el zinc y el hierro. Las legumbres, la avena, el aguacate, los huevos y las semillas de girasol o de calabaza te ayudarán a mejorar el estado de las uñas.
  • Mala circulación sanguínea: en caso de tener problemas vasculares y sufrir IVC (hecho que puede traducirse en hinchazón, pesadez y dolor de piernas y pies, entre otros síntomas), puedes mejorarla reduciendo el consumo de sal, embutidos y grasas saturadas (aquellas grasas presentes en alimentos de origen animal que, si son consumidas en exceso, pueden ocasionar enfermedades y problemas cardiovasculares). En cambio, puedes incorporar alimentos para mejorar la circulación de las piernas como las nueces, la remolacha, los limones, las naranjas, los tomates y el jengibre. Las verduras y las hortalizas son ricas en vitaminas y oligoelementos que ayudan a fortalecer las paredes de las venas y a hacerlas más elásticas. Los aceites vegetales (como el aceite de oliva, de girasol o de calabaza) también están indicados en caso de tener problemas circulatorios, ya que la vitamina E que contienen contribuyen a restablecer la elasticidad de las venas.

Un consejo más si sufres varices u otros problemas de IVC: evita el alcohol y el café todo lo que puedas en tu dieta, ya que se trata de alimentos vasodilatadores que retardan el flujo sanguíneo y agravan esta patología.

  • Mal olor de pies: un mal olor corporal puede ser síntoma de una mala dieta; en consecuencia, si habitualmente te huelen los pies, deberías revisar qué sueles comer. Algunos alimentos como el ajo, la cebolla, las carnes rojas, los productos procesados o el alcohol acumulan toxinas en el hígado. Como este órgano las elimina con dificultad y las excreta por los poros de la piel, causan mal olor, de forma que debes evitar abusar de todos estos alimentos; no es que no puedas comerlos, pero se recomienda un consumo moderado.
  • Pie diabético: si sufres esta enfermedad reumática, es muy importante que te hidrates correctamente y vigiles mucho la dieta, optando por alimentos sin sal para no hacer trabajar en exceso el riñón y por productos bajos en azúcar para controlar los niveles de glucosa en sangre. También deberás evitar consumir en exceso alimentos ricos en purinas (compuesto orgánico que si no es metabolizado correctamente por nuestro organismo puede ocasionar enfermedades reumáticas), como la carne de animales de caza, los alimentos con muchas grasas y ciertos tipos de pescado, entre otros. En cambio, en tu dieta deberás potenciar las verduras, sobre todo las que contengan apigenina (producto natural presente en muchas frutas y verduras) como el perejil, el apio, el ajo, la cebolla o también plantas como la manzanilla. Frutas como las manzanas, las cerezas y los arándanos son también muy recomendables, así como los huevos (consumidos en moderación), y los pescados como el salmón o las sardinas.
  • Osteoporosis: los productos lácteos son muy beneficiosos para la población general, y especialmente, para las personas con problemas de osteoporosis y niños en edad de crecimiento. El calcio es fundamental para desarrollar y fortalecer los huesos, también los del pie (recordemos que está formado por 26 huesos) y podemos encontrarlo en lácteos como el queso, el yogur y la mantequilla, frutos secos como las almendras y las avellanas, ciertos tipos de marisco como las gambas y los langostinos, y algunas legumbres como los garbanzos. También está presente en verduras de hojas verdes como la col, el apio, las acelgas, la rúcula, las espinacas o las lechugas, entre otras.

 

Además de todas estas recomendaciones, también es muy importante que te hidrates correctamente (sobre todo, en verano) para prevenir la hemoconcentración (es decir, la concentración de sangre que puede causar coágulos). Para ello, se recomienda beber dos litros de agua al día, aunque también puedes ingerir otros líquidos como los zumos naturales y los zumos de frutas del bosque, muy beneficiosos para el funcionamiento del sistema circulatorio.

En resumen, quizás leyendo este artículo te hayas sorprendido de la cantidad de alimentos con propiedades beneficiosas para tu salud y, concretamente para tus pies. Una dieta variada, equilibrada y rica en ciertos alimentos puede ayudar a tratar problemas podales frecuentes como la retención de líquidos, la hinchazón, el mal olor, las uñas débiles y quebradizas, la mala circulación sanguínea, el pie diabético o la osteoporosis. Así que si quieres aliviarte de estas dolencias de forma natural y descubrir los beneficios de algunos alimentos, sólo tienes que variar un poco tu dieta y comprobar si funcionan. ¿Te animas a probarlo?

 

Fuentes:

Área Venosa/El Sevier. (2020, 8 abril). La dieta correcta para la salud de las piernas en caso de varices. Recuperado de https://www.areavenosa.es/daflon/la-dieta-correcta-para-la-salud-de-las-piernas-en-caso-de-varices/

Instituto Valenciano del Pie. Alimentos que nos ayudan a cuidar de nuestros pies. Recuperado de https://institutovalencianodelpie.es/alimentos-que-nos-ayudan-a-cuidar-de-nuestros-pies/


*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.