Alivia las molestias de la IVC con el agua fría

EJERCICIOS Y CUIDADOS
Por Equipo Farmalastic

En verano es complicado evitar la exposición solar y las altas temperaturas, especialmente si estamos de vacaciones en la playa o la montaña. Con el calor y la exposición directa de las piernas al sol, se produce una vasodilatación (es decir, una dilatación de las venas) y aumenta la pesadez, la hinchazón y el dolor en las extremidades inferiores. Si, además, sufrimos IVC (una patología que provoca que haya una mala circulación en las piernas a causa de un mal retorno venoso), las altas temperaturas pueden agravar aún más las molestias. Sin embargo, podemos aprovechar estos días de vacaciones para disminuir los efectos negativos del calor en las piernas gracias a los efectos beneficiosos del agua fría, ya sea haciendo ejercicios en el mar, el río, la piscina o tomando una ducha.

 

¿Por qué el agua fría es beneficiosa para la circulación sanguínea?

El agua fría provoca vasoconstricción, que es la constricción de los vasos sanguíneos, hecho que neutraliza la vasodilatación. La vasoconstricción aumenta el tono venoso (presión que ejerce la sangre sobre las paredes de las venas) y la sangre fluye con más facilidad hacia el corazón.

Además, la presión del agua contrarresta la presión de las venas, de forma que se produce un efecto drenante muy beneficioso para la circulación. Cuanto más fría está el agua, mayor es su efecto compresivo.

Las técnicas hidroterápicas o tratamientos con agua son muy positivos para el organismo, especialmente, para el sistema vascular o circulatorio (que comprende el corazón, la circulación y los vasos sanguíneos), ya que se tonifica y reacciona ante los estímulos externos.

 

Ejercicios de hidroterapia para las piernas

En el mar, en un río o lago

Podemos realizar ejercicios con los pies y los tobillos, ya que son muy sencillos y fáciles de practicar:

PIES Y DEDOS

Realiza los siguientes ejercicios con tus tobillos y pies sumergidos completamente debajo del agua.

  • Flexión de tobillos

Carga el peso en un pie y sujétate en una superficie estable (puede ser la orilla del río o lago, u otra persona si estás en la playa) para mantener el equilibrio.

Dobla el pie contrario hacia arriba, luego hacia abajo.

Repite con el otro pie.

  • Flexión de dedos

flexión de dedos
Carga el peso en un pie y sujétate en una superficie estable (puede ser la orilla del río o lago, u otra persona si estás en la playa) para mantener el equilibrio.

Levanta la rodilla contraria ligeramente. Flexiona los dedos, después, estíralos.

Repite con el otro pie.

  • Circunferencia de tobillo

circunferencia de tobillo
Carga el peso en un pie y sujétate en una superficie estable (puede ser la orilla del río o lago, u otra persona si estás en la playa) para mantener el equilibrio.

Haz un círculo grande con el pie contrario, moviendo el tobillo.

Repite los círculos en dirección contraria, luego continúa el ejercicio con el otro pie.

En la piscina

Además de hacer los ejercicios anteriores, si podemos ir a una piscina también es muy recomendable practicar los siguientes ejercicios para mejorar la circulación sanguínea trabajando las caderas y las rodillas:

CADERA Y RODILLAS

  • Levantamiento de rodilla (extensión y flexión de cadera y rodilla)

levantamiento de rodilla
Sitúate junto al muro de la piscina.

Dobla la rodilla y levanta la pierna, paralela a la superficie del agua, tan arriba como puedas y siempre despacio.

Coloca una mano detrás de la rodilla si tu pierna necesita apoyo adicional.

Sube la rodilla y baja la pierna, manteniendo la rodilla extendida.

Mantén los tobillos y dedos de los pies relajados.

Repite con el otro lado.

  • Estiramiento de pantorrilla

estiramiento de pantorrilla
Sitúate junto al muro de la piscina y sujétate para conservar el equilibrio.

Ponte derecho con las piernas ligeramente separadas y con una pierna delante de la otra.

Mantén el cuerpo erguido, inclínate hacia adelante y lentamente deja que la rodilla de enfrente se flexione. Sentirás estiramiento en la pantorrilla de la pierna de atrás. El talón de esta pierna debe mantenerse en el suelo.

Mantén esta posición unos 10 segundos. Repite con la otra pierna.

  • Levantamiento lateral de pierna (abducción y aducción de cadera)

levantamiento lateral de pierna
Sitúate junto al muro de la piscina, con las rodillas relajadas. Coloca la mano en el muro para conservar el equilibrio.

Columpia tu pierna de un lado al otro, hacia el centro de la piscina y hacia el muro, cruzándola enfrente de la otra pierna.

Repite con el otro lado.

  • Caminata

caminata
Camina con normalidad a lo largo de la piscina o en círculo. Mueve los brazos al caminar.

Si usas zapatillas especiales para el agua puede resultarte de ayuda.

  • Oscilación de pierna (extensión y flexión de cadera)

oscilación de pierna
Sitúate junto al muro de la piscina y sujétate para conservar el equilibrio.

Levanta la pierna, paralela a la superficie del agua, tan arriba como puedas y siempre despacio.

Baja la pierna.

Suavemente columpia la pierna detrás tuyo, con cuidado de no arquear la espalda.

Repite con el otro lado.

  • Flexión de rodilla

flexión de rodilla
Siéntate en el extremo de un asiento dentro del agua.

Dobla la rodilla, poniendo el talón tan atrás como puedas.

Levante el pie, subiendo la rodilla lentamente.

Repite con la otra pierna.

  • Movimiento lateral de pierna (abducción de cadera y extensión de rodilla)

movimiento lateral de pierna
Siéntate en el extremo de un asiento dentro del agua y sube una rodilla.

Manteniendo la pierna extendida, muévela lentamente hacia fuera.

Vuelve a llevar la pierna al centro y descansa.

Repite con la otra pierna.


Resumiendo, en este artículo hemos analizado cómo el calor y las altas temperaturas aumentan la pesadez, la hinchazón y el dolor en las piernas. Si, además, sufrimos IVC, el cuadro puede agravarse. Sin embargo, podemos aprovechar las vacaciones en la playa o la montaña para contrarrestar el efecto de las altas temperaturas en las piernas y las molestias de la insuficiencia venosa crónica con tratamientos naturales en la playa, en un río, en un lago o en la piscina. Basta hacer unos sencillos ejercicios con los pies, tobillos, caderas, rodillas y piernas y comprobar cómo nos alivian. Y es que las propiedades terapéuticas del agua son bien conocidas desde los inicios de la civilización. De hecho, la hidroterapia era muy usada en Mesopotamia y en la antigua Grecia y Roma (recordemos la gran importancia de las termas y los balnearios en el Imperio Romano) dado su efecto beneficioso sobre el organismo. Así que si quieres aprender de tus antepasados y mejorar tu circulación sanguínea gracias a la hidroterapia, lo tienes bien fácil: solo tienes que buscar una fuente cercana de agua y practicarlos tranquilamente mientras disfrutas de tus vacaciones.



Fuentes:

BBC. (2018, 9 marzo). ¿De verdad tienen las duchas frías beneficios para la salud?. Recuperado de https://www.bbc.com/mundo/noticias-43316788

Escuela Europea de Masaje. La utilización de la hidroterapia en la insuficiencia venosa: una revisión sistemática. Recuperado de https://escuelaeuropeademasaje.com/2019/07/23/la-utilizacion-la-hidroterapia-la-insuficiencia-venosa-una-revision-sistematica/

Europa Press. (2009, 10 agosto). Experto recomienda a las personas con varices aprovechar el agua del mar o la piscina para aliviar el efecto del calor. Recuperado de https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-experto-recomienda-personas-varices-aprovechar-agua-mar-piscina-aliviar-efecto-calor-20090810134132.html

Médicos y pacientes (2011, 16 junio). La playa y el mar tienen propiedades terapéuticas para  los problemas venosos. Recuperado de http://www.medicosypacientes.com/articulo/la-playa-y-el-mar-tienen-propiedades-terap%C3%A9uticas-para-los-problemas-venosos

Imágenes:

Arthritis Foundation. Ejercicio en el agua para la artritis. Recuperado de http://espanol.arthritis.org/espanol/disease-center/imprimia-un-folleto/ejercicio-en-al-agua-para-la-artitis/



*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.