Los primeros síntomas: arañitas, piernas cansadas, tobillos hinchados… ¡Actúa ya!

¿SABÍAS QUÉ?
Por Equipo Farmalastic

¿Has observado que tienes finas líneas rojas o violetas en las piernas, tobillos o en la cara? ¿Son líneas con forma de telaraña y con varias ramificaciones? Es probable que sean arañas vasculares, indoloras y asintomáticas, pero ciertamente antiestéticas. Si, además, tienes otros síntomas como pesadez de piernas, inflamación, fatiga o picor alrededor de estas venas, puede que estés ante los primeros síntomas de la Insuficiencia Venosa Crónica (IVC), una patología vascular muy común, especialmente a partir de los 50 años. Como ocurre con muchas afecciones, la detección precoz y el tratamiento son fundamentales para frenar el avance de la enfermedad, así que si quieres saber más sobre ella y qué debes hacer para que no se complique, te recomendamos que sigas leyendo.

¿Qué son las arañas vasculares?

Las arañas vasculares o telangiectasias, tal como se denominan en terminología médica, son un entramado de vasos capilares dilatados que suelen aparecer en la superficie de la piel, las membranas mucosas o en la esclerótica (parte blanca) del ojo, aunque pueden manifestarse en cualquier parte del cuerpo. Habitualmente son de color rojizo o violeta, miden entre 0,5 y 1 milímetro de diámetro y reciben este nombre por su parecido con una telaraña.

arañas vasculares piernas

A veces, estos finos capilares dilatados también pueden ser de color azulado-verdoso; en este caso, se trata de varices reticulares, que son venas situadas en un nivel un poco más profundo que las anteriores, en la dermis reticular. Miden entre 1 y 3 milímetros de diámetro y la gran mayoría de estas venas nutren a las anteriores, las telangiectasias o arañas vasculares.

arañas vasculares piernas

 

Si las varices se inflaman y aparecen en la superficie de la piel hablamos entonces de venas varicosas, el signo clínico más prevalente y conocido de la IVC. Son dilataciones y alargamientos de las venas superficiales, que se producen cuando la insuficiencia venosa se prolonga en el tiempo. Habitualmente son moradas o azuladas y aparecen retorcidas y abultadas, hecho que agrava el problema estético.

arañas vasculares piernas

¿Qué síntomas provocan?

Las arañas vasculares son indoloras e inofensivas y, si se dan de forma aislada sin otros signos y síntomas asociados, son una variedad leve de varices. En ocasiones pueden acompañarse de otros síntomas, como piernas cansadas, inflamación, fatiga, varices de mayor tamaño, picor alrededor de ellas, hinchazón en los tobillos, calambres y sensación de hormigueo (parestesia).

¿Por qué aparecen las arañas vasculares?

Aunque no se conoce con exactitud cuál es su origen, lo que sí que sabemos es que son adquiridas, no nacemos con ellas. También sabemos que no hay un único factor que explique su aparición, sino que varias causan pueden favorecer su desarrollo. A continuación, las repasaremos:

  • factores hormonales: suelen afectar más a mujeres que a hombres a causa del embarazo o la toma de anticonceptivos orales
  • factores genéticos o enfermedades congénitas
  • exposición al sol o a otras fuentes de calor
  • uso excesivo de cremas con esteroides
  • vida sedentaria y profesiones que implican estar de pie (ortostatismo) o sentado mucho tiempo
  • edad
  • existencia de algunas patologías previas, como la cirrosis: aunque sabemos que, en general, no están relacionadas con ninguna enfermedad previa, sí que es cierto que las personas que sufren problemas hepáticos como la cirrosis pueden desarrollar arañas vasculares de gran tamaño. Las telangiectasias también pueden estar asociadas a otras dolencias, como afecciones dermatológicas, como la rosácea o la xerodermia pigmentosa, afecciones inmunitarias como el lupus, o patologías vasculares, como la Insuficiencia Venosa Crónica (IVC). En estos casos probablemente se requerirá un abordaje y un tratamiento más amplio.

Complicaciones

Si se presentan de forma aislada, las arañas vasculares no presentan complicaciones, pero sí se manifiestan junto otros signos y síntomas, pueden representar un problema de salud al cual deberemos prestar atención. Sin un tratamiento adecuado, a veces estos finos capilares dilatados aumentan de volumen y se extienden hasta convertirse en venas varicosas grandes y abultadas, pudiendo causar importantes problemas, como llagas y úlceras, varicorragias (sangrado de varices) o varicoflebitis (trombosis venosa sobre las varices), entre otras.

¿Cómo tratar las arañas vasculares?

vaso sanguineo

Para tratar las arañas vasculares es esencial actuar en cuanto detectemos los primeros signos y síntomas usando medias de compresión terapéutica a diario. Estas soluciones son el tratamiento no quirúrgico más eficaz para tratar la IVC y retrasar el avance de la patología. Las medias de compresión terapéutica actúan como una ayuda a la bomba muscular de la pantorrilla, que impulsa el retorno de la sangre hacia el corazón, y sustituyen a las válvulas deterioradas de las venas, consiguiendo corregir los problemas que originan una mala circulación. Tanto las medias como los calcetines de compresión están diseñados para ejercer una presión confortable y usarse a diario, estando especialmente indicadas en aquellas personas que cuentan con una mala circulación venosa y con factores de riesgo para desarrollar IVC.

Para tratar arañas vasculares, también puedes aplicarte un gel invisible que las disimule y mejore la microcirculación cutánea.

¿Cómo eliminar las arañas vasculares?

Como hemos comentado anteriormente, las telangiectasias que se presentan de forma aislada no son dolorosas, aunque sí que pueden representar un problema estético para la persona que las sufre, especialmente si son numerosas y aparecen en lugares tan visibles como la cara o las piernas. En caso de ser producidas por la insuficiencia venosa gestacional, suelen remitir por sí solas algunos meses después del parto, pero si esto no sucede, pueden eliminarse con tratamientos vasculares como el láser o la escleroterapia. Con la técnica del láser, que se aplica en caso de pequeñas arañas vasculares, se administra calor local para cerrar las venas dilatadas. En caso de venas varicosas de mayor tamaño suele recurrirse a la escleroterapia, una técnica que consiste en inyectar una aguja muy fina en el capilar con una solución salina o algún químico.

En función del tamaño y grosor de las venas dilatadas, tanto en la aplicación de una y de otra técnica pueden requerirse varias sesiones para eliminarlas por completo. Igualmente, en ambos casos las telangiectasias y venas varicosas pueden permanecer o reaparecer al cabo de un tiempo.

Medidas para retrasar el avance de las arañas vasculares

A pesar de que hay ciertos factores que escapan a nuestro control en la aparición de las arañas vasculares (antecedentes familiares, envejecimiento, embarazo o enfermedades de base), sí que hay otros sobre los cuales podemos actuar. Así, podemos poner en práctica una serie de medidas para retrasar la progresión de las telangiectasias, tales como:

  • mantener un peso saludable: un exceso de peso no solo puede causar problemas cardíacos, la aparición de enfermedades como la diabetes o afecciones hepáticas, aumentar la presión arterial y sobrecargar las articulaciones, entre otros problemas, sino que también constituye un factor de riesgo para desarrollar problemas circulatorios. Por ello, es importante mantener una dieta variada y saludable
  • evitar el estreñimiento: un buen tránsito intestinal también puede evitar la aparición de varices, así que es fundamental incorporar fibra (frutas, verduras, legumbres y cereales) a nuestra dieta diaria
  • realizar ejercicio físico: andar y practicar actividad física de forma regular fortalece la musculatura y contribuye al buen funcionamiento de la bomba muscular de las piernas, hecho que favorece un correcto funcionamiento del sistema circulatorio
  • usar ropa holgada: la ropa ceñida no favorece una correcta circulación sanguínea; es mejor optar por prendas anchas y que no constriñan
  • cambiar de posición frecuentemente: permanecer sentado o de pie durante mucho tiempo es un factor de riesgo para desarrollar arañas vasculares, así que intenta variar esta posición dando pequeños paseos y moviendo los pies y las piernas
  • elevar las piernas: colocar las extremidades por encima del corazón estimula un buen retorno venoso y puede aliviar algunos síntomas como la pesadez o la hinchazón de piernas
  • hidratarse frecuentemente, sobre todo, en caso de altas temperaturas
  • darse duchas de agua fría: lo ideal es aplicar agua fría en las pantorrillas de abajo hacia arriba al final de la ducha para aliviar la sensación de pesadez
  • realizar ejercicios y masajes para estimular un buen retorno venoso

 

En conclusión, en este artículo hemos analizado en qué consisten las arañas vasculares o telangiectasias, un entramado de vasos capilares dilatados que aparecen en la superficie de la piel y frecuentemente son visibles en piernas, tobillos y cara. Si no presentan otros síntomas asociados y aparecen de forma aislada, no causan complicaciones, aunque si se acompañan de otros síntomas como pesadez, hinchazón, picor y parestesia, entre otros, deberemos estar atentos a ellos y tratarlos cuanto antes para evitar mayores problemas. Se desconoce la causa de las arañas vasculares, aunque sí que sabemos que ciertos factores pueden favorecer su aparición. Por ello, resulta fundamental adoptar medidas preventivas, como el uso de medias de compresión diarias y de geles para mejorar la microcirculación cutánea, entre otras acciones.

 

Fuentes:

Cinfa Salud. Varices. Recuperado de https://cinfasalud.cinfa.com/p/varices/

Medline Plus. Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. Telangiectasia. Recuperado de https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003284.htm

Medline Plus. Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. Venas varicosas. Recuperado de https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001109.htm


*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.